Beneficios y riesgos de los edulcorantes artificiales

beneficios desventajas edulcorantes artificiales

¿Eres un habitual consumidor de edulcorantes artificiales?¿Prefieres la comida creada en uno laboratorios o la natural? Hablamos de supuestos productos completamente inofensivos pero ligados a la diabetes y a diferentes enfermedades cardíacas.

La gente consumidora habitualmente de edulcorantes artificiales suelen tener sobrepeso, problemas de azúcar en la sangre o una adicción al azúcar. Quieren los beneficios del azúcar, pero sin la culpa. Creen que los edulcorantes artificiales les van a ayudar a perder peso o mantener su glucosa sanguínea en regla.

Los más populares son el aspartame, sucralosa (Splenda) y sacarina, las cuales son cientos de veces más dulces que el azúcar. Pero, hay muchos más que se esconden en los alimentos procesados, como el acesulfato de potasio, neotame o los isomaltos.

De los edulcorantes artificiales no obtienes ni energía ni calorías

Cuando comes edulcorantes artificiales, tu cuerpo siete como si ingresase azúcar, por lo que se prepara para digerirla, para sacar la energía de sus calorías. Pero, no hay calorías, no hay energía. Produces insulina para nada, lo cual confunde a tu cuerpo. Para cuando comes azúcar de verdad, tu cuerpo no sabe reaccionar a ella y comienzas a desarrollar desbalances hormonales y a acumular grasa.

Prácticamente, los edulcorantes artificiales adormecen tus glándulas gustativas para que no percibas los sabores verdaderos de los alimentos. Parecido a lo que hacen la sal refinada y el ajinomoto. Te acostumbras tanto a estos modificadores de sabor que cuando no los tienes, la comida o te sabe bien.

Hablemos sobre lo que te hace el aspartame (es similar con los otros edulcorantes artificiales).

Tal vez hayas oído que el aspartame está hecho de amino ácidos y probablemente pienses que los amino ácidos son nuestro mejor alimento (después de todo, constituyen proteínas). Es cierto, necesitamos amino ácidos, pero de forma equilibrada y en las cantidades adecuadas. Los edulcorantes artificiales proveen altas concentraciones nuestro cuerpo rápidamente los descompone en sus formas libres

Esto satura nuestro sistema nervioso central y puede llevar a la depresión, mareos, migrañas, ataques epilépticos y hasta la muerte. Esto se conoce como exitotoxicidad (mata tus neuronas sobre exitándolas y se relaciona a enfermedades neurodegenerativas. Nuestro cuerpo no reconoce estos amino ácidos en sus formas libres por lo que los trata de metabolizar y los absorbe por completo a nuestras células.

Lo que es dañino para nosotros son sus productos residuales cancerígenos luego de la metabolización. Básicamente, el formaldehyde (removedor de pintura) se acumula en tus células. Más allá, la fenilalanina es el mayor componente del aspartame. Es un amino ácido que funciona como un neurotransmisor que regula la química de nuestro cerebro. Suena bien, pero el exceso de fenilalanina que trae el aspartame genera desequilibrios cerebrales que pueden resultar en severos problemas psiquiátricos y físicos. En otras palabras, el aspartame desordena tu sistema nervioso y cerebro en grande!

Y no hemos mencionado el ácido aspártico (el segundo elemento del aspartame). Contribuye a la exitotoxicidad igual que el MSG (ajinomoto) y se desarrolla en radicales libres que atacan el cerebro. Pero, de qué están hechos los edulcorantes artificiales? No son derivados de fuentes naturales? Bueno, todo en el planeta Tierra, incluso los objetos más artificiales y químicamente procesados que existen se originan de fuentes naturales. Todo viene de la Tierra.

Pero, eso no significa que todo sea natural. Los edulcorantes artificiales vienen principalmente de cultivos transgénicos, como del maíz. Pero, incluso los edulcorantes que no provienen de transgénicos, son altamente procesados y refinados.

Por ejemplo, la estevia. La estevia se ha vuelto muy popular. Casi todos los “expertos” en salud natural juran por las bondades de la estevia. La estevia es un arbusto cuyas hojas son cientos de veces más dulces que el azúcar. Si puedes conseguir hojas frescas o secas, perfecto. Ese sería tu edulcorante alternativo. Incluso las hojas secas molidas (un polvo verde) son excelentes.

Pero, la mayoría de productos de estevia no son ni hojas ni verdes. Polvo blanco, cristales blancos o líquidos transparentes o coloridos. Estos productos, aunque sea etiquetados como naturales y saludables, no lo son. Son el mismo veneno que el aspartame. Productos altamente refinados, purificados y procesados que grandes empresas “saludables” marketean como buenos para tu salud. Lo mismo ocurre con el xilitol (vamos, es increíble cómo incluso gurús extremistas crudi-veganos recomiendan consumir estos cristales altamente refinados).

Puedes tener sobre peso, y puedes pensar que no te importa tu salud mental, sólo quieres bajar de peso. Los edulcorantes artificiales, sin nada de calorías, probablemente te puedan ayudar a bajar de peso? La respuesta es NO. Al contrario, sólo vas a acumular más grasa. No te has dado cuenta de que los que consumen edulcorantes artificiales siguen subiendo de peso.

El aspartame estimula la producción de insulina y leptina que ordenan a tu cuerpo a acumular grasa. Al mismo tiempo, reducen tus niveles de serotonina para que no te sientas lleno y tus deseos de comer crezcan.

Entonces, qué podemos hacer?

1) Edulcorantes artificiales, nunca más

2) Usa estevia verde o yacón fresco/deshidratado/en polvo

3) Usa pequeñas cantidades de miel o maple

4) Usa y come frutas!

¿Que opinas ahora sobre los edulcorantes artificiales?

Comparte este artículo!

Un comentario

  1. Cecilia Robles M. Julio 12, 2015