El decálogo de las personas sanas y felices

El decálogo de las personas sanas y felices
Puntúa este post

Ofrecer atención centrada en las personas para servicios gerontológicos, puede implicar que el individuo debe asumir ciertas consideraciones y principios, pero no basta con solo saberlos, es importante tambien involucrarlos en el día a día.

Principios

El primero y el más importante es: todas las personas tienen dignidad, esto se debe a que ya por el hecho de ser humana se le considera una persona valiosa por lo que no se le debe menospreciar, mucho menos tratarlas de manera distinta si padece de alguna enfermedad física o mental, al contrario todas las personas merecen la misma consideración y respeto.

Al mismo tiempo, cada individuo es único, por lo que nadie es más importante que otro, cada persona cuenta con un proyecto vital el cual tiene la misma relevancia que otro, por lo que la atención personalizada es un elemento imprescindible.

También debemos reconocer que nuestras singularidades vienen directamente por nuestra biografía, este es el elemento principal que nos hace únicos.

El control sobre la vida

Se debe reconocer que cada persona tiene derecho a controlar su propia vida, por lo que es importante proveer al individuo de las herramientas necesarias para que este tenga el control sobre su entorno y su vida cotidiana, esto no varía aun así la persona padezca de una afección cognitiva, en estos casos la persona debe ser provista de más ayuda personalizada para que estos puedan lograr ocuparse brevemente de su entorno.

Cada una de estas personas cuenta con fortalezas y capacidades, las cuales deben ser exaltadas, motivadas y celebradas.

Por otro lado, la actividad física es algo que se debe mantener a esta edad por lo que influye de manera positiva en el comportamiento y bienestar, esta debe ser integrada en las actividades cotidianas por lo que representan un método preciso para mantener el bienestar general.

Comparte este artículo!