Recomendaciones para eliminar la gastritis y el reflujo

La gastritis es provocada por un cambio en el proceso estomacal (mezcla de los alimentos y descomposición). Cuando la persona afectada tiene un consumo elevado de grasas animales, cigarros, alcohol, cafeína y algunas medicinas irritantes; se inflama  la mucosa del estómago, que protege de los ácidos gástricos y así se crea este malestar.

También es posible que estas causas ocasionen un reflujo gastroesofágico (ERGE). Ambas enfermedades son muy incómodas  para el paciente, y la gastritis si no se trata a tiempo puede tener como consecuencia: Cáncer de Estómago, alteraciones en el duodeno y hemorragia digestiva.

Los gastroenterólogos  indican que una vez detectada la gastritis debe comenzar una dieta distinta a la que llevaban. Una que ahora ayude a la protección gastroduodenal. En la nueva alimentación del paciente no puede consumir cosas que impulsen a la secreción de ácidos.

Es decir no pueden tener condimentos y mucho menos toques picantes en su comida, salsas, chocolates y el resto de las cosas que en un principio dieron como resultado la enfermedad.  Tienen que comer varias veces al día, por eso se les coloca un horario para evitar que pase mucho tiempo sin ingerir alimentos.

Siempre que vayan a cenar, deben procurar hacerlo dos horas antes de irse a dormir. Por supuesto el desayuno y el almuerzo también deben estar incluidos en esa dieta. Preferiblemente en estos casos es mejor no automedicarse y visitar a un experto en gastroenterología.

Si no sabes que tienes gastritis debes estar alerta a estos síntomas: Dolor de estómago, constantes eructos,  ardor, náuseas e incluso sangre al vomitar o en las heces.  A pesar de lo mal que suenan estas señales, varias personas afirman que los indicios del reflujo también son insoportables, ya que cuando lo tienen sienten que la comida sube hasta la garganta y en casos graves se les hace difícil tragar los alimentos.

Comparte este artículo!