¿Tengo que usar faja después de dar a luz?

Después de dar a luz durante el proceso de recuperación es una costumbre que la madre se coloque una faja para ayudarle a recuperar su figura ya que considera que esta favorece en la reducción del abdomen que le ocasionó el embarazo.

¿Tengo que usar faja después de dar a luz?

No obstante, utilizar una faja es común para las mujeres que quieren contener la barriga pero además resulta de gran utilidad para darles una mayor flexibilidad ya que tienen una sensación de seguridad al estar en constante movimiento.

Cómo saber en qué momento debe usar la faja

Cuando se pasa el proceso de parto es necesario utilizar la faja en los días previos a la cuarentena ya que en ese tiempo los músculos aún están en una posición adecuada para transformarse y por lo tanto el útero se contrae con mayor facilidad.

De igual forma, es ideal por la comodidad que ella brinda a la mujer al mismo tiempo que le aporta un valor estético que ayudará reforzar la zona lumbar de la espalda.
Ahora bien, cuando el parto haya sido vaginal es útil es uso de una faja tubular ya que éstas no presionan la entrepierna y por lo tanto evitan el calor en el área que podría derivar molestias a problemas de cicatrización.

Cómo hacer en caso de dar a luz mediante cesárea

En ese caso la mujer tiende a utilizar la faja con mayor prioridad ya que la función de contraer el abdomen les puede ayudar a sentirse más cómodas al hacer cualquiera de sus actividades.

De igual forma, es oportuna utilizar durante los primeros días después de dar a luz que es cuándo el abdomen posee mayor elasticidad muscular y resulta eficaz.

Sin embargo, hay que considerar no abusar del tiempo de uso ya que en necesario que el músculo vaya agarrando tono y permita nadar de manera erguida lo antes posible.

Ahora bien, lo esencial es mantener una dieta equilibrada y mantener una rutina de ejercicios acorde con la etapa postparto para recuperar su vitalidad y la figura corporal.

Comparte este artículo!
Tags: